Año Nuevo Litúrgico

La organización de las lecturas de la Misa en cada año litúrgico es la que pone el nombre a cada año en particular.

Según las lecturas de los domingos, el Año Litúrgico será A, B o C. En el año A, las lecturas de los evangelios de los domingos serán, normalmente, del evangelio de Mateo. En el año B, del de Marcos. En el año C, del evangelista san Lucas. A san Juan lo leemos en las fiestas más importantes. 

Según las lecturas de la Misa diaria, el Año Litúrgico será Par o Impar, según las dos series de lecturas que se van leyendo cada año.

Así, este Año Litúrgico recién estrenado es Año C (leeremos, sobre todo, a san Lucas) e Impar (2019 es un número impar).

El calendario de las celebraciones de la Iglesia combina el calendario lunar y el calendario solar. Así, la fiesta de la Pascua se fija según el calendario lunar, ya que se celebra el domingo siguiente a la primera luna llena de la primavera. A partir de este día, se van poniendo las celebraciones de la Cuaresma (miércoles de ceniza y domingos) y la del tiempo pascual (domingos, Ascensión, Pentecostés, Trinidad, Corpus y Corazón de Jesús).

Para la celebración de la Navidad nos guiamos por el calendario solar. Así, la fiesta es el 25 de diciembre y los cuatro domingos anteriores, los domingos de Adviento. El domingo siguiente a la Epifanía (6 de enero) es la fiesta del Bautismo del Señor.

El resto de domingos del Año, son de Tiempo Ordinario.

Fuente: Delegación de Liturgia. Valencia